Table of Contents Table of Contents
Previous Page  9 / 66 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 9 / 66 Next Page
Page Background

actor, cómico…me contrató como partenaire. Sabía que

yo había hecho de pareja con Fernando Esteso y las vedet-

tes se peleaban por salir con él porque era muy famoso. Pero

Alfonso dijo: “Pues no, yo me voy a quedar con la gitanica”,

que era yo. Yme preguntó: “Tu nombre de verdad, ¿cuál es?”,

Emilita, le dije yo. “¿Y cómo te apellidas?”, Giménez… “No…

Tu madre, ¿cómo se apellida? Clavería… “¡Ya está! Lita, de

Emilita, y Claver, de Clavería”. Y él me bautizó artísticamente,

pero de nada me sirvió, porque cuando vine a Barcelona, Lita

Claver desapareció y se quedaron con “La Maña”.

v

: Fue la menor de 16 hermanos… Ante ese panora-

ma, la familia ¿siempre es lo primero?

- L.C.:

Pues te voy a ser sincera, porque yo procuro mentir

poco… Prácticamente no he tenido tiempo de estar con mi

familia, porque empecé con cinco años a trabajar, bailando

por los bares de Zaragoza y cuando surgió la posibilidad de

que yo me fuera con los padres de Fernando Esteso, mi ma-

dre vio una puerta abierta para que yo escapara de la miseria.

Por supuesto, nunca he renegado de que soy gitana, quiero a

mi familia, pero la vida hace que cada uno lleve su rumbo. Y

es así. Lo siento enormemente, pero cuando no se vive con

ellos no se tiene ese cariño que se tienen los hermanos. Ni

ellos a mí, ni yo a ellos. Claro está que cuando veo a un gita-

no me alegro y me gusta ver que estudian, que ya no tienen

aquellas mentes tan cerradas. Y estoy muy orgullosa de que

enMadrid, Cultura Gitaname diera un premio, con el género

tan raro en el que siempre he trabajado. Es un premio que

también se lo han dado a Paco de Lucía, a Camarón… Eso

me gustó horrores, porque vi a gitanos médicos, abogados, y

pensé: “Quémaravilla”, y yo, que no he podido ni ir al colegio,

porque no me ha dado tiempo…Me llenó de satisfacción.

v

: De hecho, aprendió a leer y a escribir con la compa-

ñía itinerante de los padres de Fernando Esteso…

- L.C.:

Sí, el hermano de Fernando, Pedro fue el queme ense-

ñó a leer y a escribir. La vida te enseña, pero yo tengomuchas

carencias y eso siempre me ha resultado un hándicap. Quizás

hice que mi hija estudiara la carrera de abogado porque los

padres siempre queremos para los hijos lo que no hemos te-

nido nosotros.

v

: Con ese bagaje, cuando a un niño de hoy en día le

parece “un rollo” ir a la escuela, ¿qué opina?

- L.C.:

Que no digan que es un rollo…, que el estar prepa-

rado es lo más hermoso. Yo cuando veo a mi nieta cómo

estudia pienso: “¡Qué bonito y qué pena no haberlo po-

dido hacer yo!”, pero gracias a mi trabajo pude darle una

carrera a su madre.

v

: Dice que usted es una cómica, no una vedette…

- L.C.:

Es que me gusta más ver reír a la gente…Las mujeres

me adoran porque nunca han visto una rival en mí, jamás.

Cuando era jovencita tenía muy buen físico, pero yo bajaba

del escenario y decía: “¡Que yo soy muy fea!” Y la gente me

veía como yo quería que me viera. Lo que más me gustaba

era hacer reír al público, y tal y como está la situación, cuando

me acuesto tras el espectáculo me digo: “Lo he hecho; qué

bien han reído”.

v

: ¿Qué hace para estar tan estupenda?

>>

- L.C.:

Madre mía… Pues no cuidarme nada, hija mía…Mi

padre era un gitano alto y delgadito, y mi madre era una gita-

na francesa, pequeñita y gordita, y yo he salido a mi padre…

Fíjate que cuando murió no había cumplido yo los cinco

años, pero me acuerdo de él perfectamente, y de mi madre,

por supuesto…Jamás quiso venir a vivir a Barcelona, yo que-

ría que se viniera conmigo, pero ella decía que su marido es-

taba enterrado allí, que tenía hijos, nietos, que yo vivía bien

y aunque estuviera lejos a mi madre afortunadamente nunca

le ha faltado nada.

v

: El espectáculo “Un reencuentro inolvidable” ha mar-

cado definitivamente su adiós a los escenarios. ¿Le ha

quedado algún trabajo pendiente que le hubiera gusta-

do realizar? ¿Alguna espinita clavada?

- L.C.:

No… No tengo ninguna espina que sacar… Siempre

que he actuado he procurado que el público no notara si es-

taba enferma o no. Ahora mismo tengo ebre, pero siempre

he querido que me vieran con mucha alegría y energía, y así

quiero que me recuerden.

v

: Fue accionista del Arnau…

- L.C.:

Sí, pero eso era mi marido… Él me llamaba “Emi”

y me decía: “Emi, podemos comprar acciones del Arnau y

así, cuando no hagamos teatro, tenemos de donde vivir”. Y

yo le decía: “Mira, Rafael, los artistas, cuando nos metemos a

empresarios, nos va como el culo”, y disculpa la expresión…

Y así fue… Mientras no compramos nada, teníamos unas

colas impresionantes, pero hija mía… compramos las accio-

nes y fue fatal, porque coincidió que yo estaba muy cansada,

así que dejé de hacer funciones y tuve la mala suerte de que

cuando yo no estaba en el Arnau, la gente no iba.... Contraté a

Pawlovski, a Rosa Valenti…, “¿No está la Maña? ¡Pues no va-

mos!”. Me pasó lo mismo que a María Jesús y su acordeón…

¿No estaba María Jesús? Pues no iba nadie… O sea, que so-

mos animales de costumbres.

v

: Fue una época dura, entonces

- L.C.:

Mi vida ha sido muy dura…Mucho… Cuando

A los 8 años participó en un concurso de talentos de

Radio Zaragoza y al unirse a la compañía itinerante de

los padres de Fernando Esteso tuvo la oportunidad de

aprender a leer y a escribir. La familia Esteso fue durante

una buena parte de su vida su familia adoptiva, y Lita,

Emilita, tiene memoria. Así que para dar por finalizada su

carrera artística lo quiso hacer con la misma pareja con

la que empezó en su infancia: Fernando Esteso. Con él,

además de con un grupo de bailarines, Ballet Glamour

Dance, y una pareja de acrobacias, Duo Acrobàtic Pack,

presentaron “Un reencuentro Inolvidable” en Zaragoza

y en Barcelona (Teatre Apolo), con dirección de Ricard

Ardèvol. El pasado 14 de enero el telón bajó para “La

Maña”, la que fuera primera figura del Molino y reina

del Paralelo, arteria de los teatros de variedades de la

Ciudad Condal. ¡Hasta siempre, Paralelo! Ahora sube a

escena, Emilia Giménez. ¡Mucha suerte, Emi! Se te va a

echar de mucho de menos…

La reina del Paralelo

>>